Ana Karen Hernández exige pronta resolución en tema del relleno sanitario de Manzanillo; se pronuncia en contra de una posible privatización

La diputada local, Ana Karen Hernández Aceves, manifestó que tras la decisión del Gobierno del Estado a través del Instituto para el Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del Estado de Colima (IMADES), de cerrar el relleno en el municipio porteño, se han suscitado afectaciones a la población manzanillense por la acumulación de desechos, los cuales suman poco más de 200 toneladas al día.

Lo anterior, durante la reunión que sostuvieron legisladores y legisladoras locales con el director del IMADES, Erik Guzmán Álvarez, con el objetivo de dar una pronta resolución a la acumulación de basura; toda vez que desde el 8 de octubre, el titular del IMADES, en compañía del titular de la Seidur, José de Jesús Sánchez Romo, clausuraron el relleno sanitario de Manzanillo “debido a supuestas irregularidades en el manejo de lixiviados”, que desembocan en los mantos acuíferos. 

Al hacer uso de la voz, la legisladora manzanillense recordó que en administraciones pasadas se ha privilegiado el poder económico de algunas empresas, sin tomar en cuenta las necesidades de la población, en este caso particular, la tarea del cuidado del medio ambiente.

“El desequilibrio que esto genera ya nos ha hecho pagar las consecuencias con distintas lecciones: fraccionamientos con constantes inundaciones, baja considerable en las actividades productivas básicas de comunidades que pertenecen al entorno de la Laguna de Cuyutlán, un desarrollo social deficiente e injusto, son algunas de ellas”, refirió Hernández Aceves.

En este sentido, la diputada morenista, retomó algunas declaraciones de la Presidenta Municipal de Manzanillo, Griselda Martínez Martínez, quien -indicó- ha denunciado los  privilegios que en trienios pasados, han gozado  algunos empresarios.

“(…) Se ha propiciado el desarrollo económico para una oligarquía político-empresarial, en detrimento de las clases que menos tienen”. 

Al respecto, expresó  que  este no es un evento aislado, sino que en nuestro país “el viejo régimen” ha recurrido a las privatizaciones neoliberales que se presentan luego de “descuidos reales y otros montados”.

“Y es que, de pronto, a alguien, un día, en el Gobierno se le ocurrió decir que reparar o hacer refinerías era más improductivo, costoso e ineficiente que importar la gasolina que necesitamos los mexicanos o que otorgar concesiones leoninas de energía eólica en la sierra de Oaxaca. Luego ese alguien dejó su puesto en el gobierno y se convirtió en CEO de Iberdrola. Su nombre es bien conocido por todos”.

Otra de las empresas que mencionó Hernández fue Odebrecht, donde la transnacional  pagó una campaña política a cambio de preservar sus negocios en México.

La diputada por el Distrito XI, ejemplificó que en el municipio de Colima, la administración que encabeza  Leoncio Morán Sánchez, cerró el rastro municipal a principios de este año, por lo que -dijo- desde ese tiempo se lleva a cabo el sacrificio clandestino de reses en el municipio de Cuauhtémoc. 

Asimismo, cuestionó los incendios que tuvieron lugar en el relleno sanitario de Villa de Álvarez, que antecedieron “a los pocos días” un escenario en el que  el Ayuntamiento entregó al Gobierno Estatal ese espacio y su respectiva operación.

Al criticar que en en ambos ejemplos, el IMADES ha sido omiso en actuar en tiempo y forma para evitar los perjuicios,manifestó que “los dos municipios son gobernados por Movimiento Ciudadano, por dos alcaldes surgidos del Partido Acción Nacional, a quienes une un personaje en común: Pedro Peralta Rivas, Primo hermano del gobernador José Ignacio Peralta Sánchez y además, ex jefe y ex socio, de Jesús Sánchez Romo, secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano, instancia a la que reporta el IMADES”.

Al respecto, sostuvo que la decisión de clausurar el relleno del municipio porteño es “a todas luces un acto político. Que vayan y clausuren de manera inmediata, cuando en otros municipios hubo afectaciones y no pasó absolutamente nada”.

Finalmente, reiteró su postura en contra de la privatización “espero que no estemos frente a uno de esos episodios, claro, tropicalizados a la costa colimense en los que se busca generar afectaciones a un servicio público para luego privatizarlo u obligar al municipio a entregarlo a una empresa que quizá pueda estar vinculada a los nombres ya referidos”.