Morena propone prohibir venta de comida chatarra a niñas y niños en Colima

El coordinador de la bancada de Morena en el Congreso del Estado, Vladimir Parra Barragán, así como la Dip. Blanca Livier Rodríguez Osorio, presentaron a nombre de su bancada y de la Dip. Del Partido del Trabajo, Ana Karen Hernández Aceves, una iniciativa para prohibir la venta de comida chatarra a niñas y niños colimenses, tal como la reforma aprobada recientemente en el Estado de Oaxaca.

Antes de presentar la iniciativa, Parra Barragán explicó que dicha propuesta se pretende extender a todas las entidades del país a petición de la bancada de Morena en Oaxaca, para atacar el problema de fondo de la salud pública en México, que se traduce en malnutrición, obesidad, diabetes, hipertensión, entre otras, lo que ha generado que la sociedad mexicana sea más vulnerable ante la pandemia por el Covid19.

Así mismo, el coordinador de Morena en el Congreso local, cuestionó las acciones del gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, a quien le aconsejó que en lugar de realizar acciones absurdas como pedir la renuncia del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que mejor vaya a los asuntos de fondo y plantee soluciones para resolver los problemas del sistema de salud en una crisis.

En la exposición de motivos de dicha propuesta de reforma, Vladimir Parra explicó que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), en el año 2018, el 8.2% de la población infantil en México con edad de 0 a 4 años tiene sobrepeso, y el 22.2% se encuentra con riesgo de sobrepeso; de igual forma, el 18.1% de los menores entre 5 y 11 años tiene sobrepeso y el 17.5% obesidad, sumando el 35.6% de la población en este rango de edades con alguno de estas dos condiciones. Asimismo, señala que en el caso de las personas que se encuentran entre los 12 y 19 años, el 23% tiene sobrepeso y el 14.6% obesidad, sumando entre las dos el 38.4%, lo que representa un aumento de más de 4 puntos porcentuales en tan solo 6 años.

Así mismo, sostuvo que, en el caso de Colima, con datos de la misma encuesta de 2018, ocupábamos el tercer lugar nacional en índice de sobrepeso y obesidad, y el primer lugar de obesidad en jóvenes de entre 12 y 19 años. Además, el 17.2% de la población de 20 años o más, tienen diagnóstico previo de hipertensión; y el 10.8% de población en ese mismo rango, tiene diagnóstico previo de diabetes. La Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal, el año pasado registró en Colima 3 mil 333 nuevos casos de diabetes.

Además, expuso que el Dr. Hugo López-Gatell, Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, en la Secretaría de Salud de Gobierno de México, señaló que “tenemos una población con una salud crónicamente deteriorada, la magnitud de la epidemia de obesidad, de sobrepeso, de diabetes y con ellas un conjunto de enfermedades crónicas como la hipertensión, que están asociadas con las mismas causas nos pesa… hoy enfrentamos una epidemia de COVID con estos estragos prolongados de la mala alimentación, e insisto, la mala alimentación no es un fenómeno que dependa solamente de la voluntad de los individuos. Equivocadamente, a veces, se le atribuye una responsabilidad al individuo sobre lo que come y cómo se alimenta, pero en realidad la causa raíz, la causa principal es qué alimentos están disponibles, y en México tenemos una monstruosa y monumental sobreoferta de alimentos industrializados de muy bajo valor nutricional y altísimo poder calórico en forma de bebidas o en forma de productos industrializados sólidos”.

En ese sentido, Parra Barragán expresó que “la cuarta transformación que MORENA plantea, conlleva la implementación de una nueva visión. No podemos seguir privilegiando los intereses económicos de unos cuántos por encima del bienestar de la población. La regulación que se plantea en la presente iniciativa, respecto de la venta de bebidas o alimentos de alto contenido calórico, azúcares, sodio o grasas, así como el fomento del derecho de los menores a una alimentación saludable, es una necesidad y un beneficio social que va en sintonía con lo establecido en nuestra legislación y en tratados internacionales”, dijo.

Por otro lado, la Dip. Blanca Livier explicó diversas leyes en el estado de Colima, sostienen que los niños tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral, así como existir la obligación de la Secretaría de Salud, de establecer estrategias y mecanismos con el fin de prohibir la venta y consumo de productos con alto contenido de azúcares refinados, colesterol, ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, sal y aditivos en los establecimientos escolares y en los espacios donde se expenden alimentos en las Instituciones Educativas de todos los niveles y modalidades del sistema educativo dependiente de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado. En ese sentido, también la Ley Marco propuesta por la Cámara de Diputados, establece la prohibición sobre la distribución y comercialización de los alimentos que no favorezcan la salud de los educandos.

Es por ello que la propuesta presentada plantea diversas reformas a la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Colima, entre las que destaca la prohibición de:

I.- La venta a menores de edad de bebidas o alimentos de alto contenido calórico, azúcares, sodio o grasas;

II.- La autorización o permisión por parte de las autoridades, para distribuir, regalar o suministrar a menores de edad, bebidas o alimentos de alto contenido calórico, azúcares, sodio o grasas, dentro de los planteles educativos públicos y privados de educación básica y media superior;

III.- La venta, distribución o exhibición de bebidas o alimentos de alto contenido calórico, azúcares, sodio o grasas, a través de distribuidores automáticos o máquinas expendedoras, en planteles educativos, públicos y privados de educación básica y media superior.

Además de la prohibición de publicidad de alimentos chatarra en instituciones educativas públicas y privadas, entre otras medidas.

La propuesta se turnó a las comisiones correspondientes para su análisis y posterior dictaminación.