Rector de la UdeC reitera que el regreso gradual a clases presenciales será seguro tanto para alumnos como docentes

Al señalar que la Universidad de Colima se encuentra lista y preparada para que el próximo lunes 11 de octubre se regrese a clases presenciales en la Máxima Casa de Estudios, el rector, Christian Torres Ortiz Zermeño, enfatizo que este retorno será gradual y seguro, tanto para alumnos, docentes y trabajadores universitarios.

Dijo que todo está listo para este regreso a clases presenciales, en donde algunos planteles, debido a necesidades específicas, regresaron desde el pasado lunes, pero oficialmente la Universidad regresa formalmente el próximo 11 de octubre.

En este tenor, mencionó que cada unidad académica está haciendo su plan de regreso considerando las necesidades que tienen en cada bachillerato o facultad, “porque la matrícula es determinante para el plan de regreso, es decir si tienes matrícula chica es más sencillo armar el protocolo sanitario, si tiene matrículas grandes, como el caso de varias facultades y bachilleratos, eso lo tienen que alternar y organizar de manera diferente”, reiteró.

Habrá -señaló- un periodo de prueba y ajuste para tener posibilidades de que, sobre finales de octubre, se pueda llegar a otro porcentaje; “la idea es privilegiar los contenidos prácticos, los contenidos que implican el desarrollo de habilidades y competencias prácticas para los estudiantes, entonces así está diseñado el regreso a clases en la Universidad”.

Se cuentan, abundó, con tres documentos que establecen los lineamientos generales para la atención de Covid-19, el protocolo de seguridad sanitaria, que le dice a todos los universitarios tanto estudiantes como trabajadores los pasos y caminos que hay que seguir para protegerse y cuidar la salud, y los comités de salud en cada dependencia unidad académica.

Abundó que el comité de salud estará integrado por trabajadores y alumnos, “son personas que están recibiendo mucha capacitación, la universidad está en un proceso de capacitación constante en los últimos siete u ocho meses, entonces decir que estamos listos para que el estudiantado regrese con seguridad”.

Refirió que el regreso en esta primera etapa es voluntario, “por eso también hablamos de un regreso gradual, si el estudiante es mayor de edad podrá decidir si asiste o no a las actividades que se le estén convocando y si son menores de edad, que es aproximadamente la mitad de la matrícula de la institución, deben contar con un permiso del padre, madre o tutor para poder asistir a las actividades presenciales”.

El rector resaltó que, en la Universidad, “desde la semana pasada ya hay mucha actividad y una vida diferente, no sólo porque empezaron a ir estudiantes sino también porque prácticamente todos los trabajadores ya han sido convocados a su centro de trabajo”.

Puntualizó que al interior de la Universidad existe un alto porcentaje de vacunación contra Covid por parte de los trabajadores, “alrededor del 95 de los trabajadores universitarios están vacunados, además también se tiene un importante porcentaje de alumnos que son mayores de edad”.

Faltaría, enfatizó, que la estrategia de vacunación alcanzara a los estudiantes de educación media superior para tener la posibilidad de que prácticamente toda la comunidad universitaria pudiera asistir con el esquema de vacunación completa”.