Se avanza en nueva cultura de alimentación saludable

+Frutas y verduras provén las vitaminas C y D, necesarias para fortalecer sistema respiratorio ante el Covid-19
La Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado informa que tal como lo expuso recientemente el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, en la entidad se ha estado avanzando en una nueva cultura de la alimentación saludable, la cual se une a la política nacional del bien comer.
En la rueda de prensa que ofrece diario en vivo, la secretaria de Salud, Leticia Guadalupe Delgado Carrillo, dijo que para ello se instaló el Consejo de Prevención y Atención al Sobrepeso, Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria.
Asimismo, se creó la Estrategia Colima para la Prevención y Atención de la Obesidad Infantil que está en espera de continuar por la contingencia del Covid-19, ya que se desarrolla en escuelas.
Además, en el personal de salud se mejoró la calidad de los alimentos reduciendo al 50 % aquéllos que son ultraprocesados, se creó el reforzamiento nutricional para personal expuesto en áreas Covid-19 y se difunde la Guía de Alimentación e Hidratación para pacientes afectados por el virus del SARS-CoV-2.
Mencionó que previo al inicio de la dispersión comunitaria del virus fueron orientadas 21 mil 535 personas en 50 planteles preescolares y escolares en temas de alimentación saludable, actividad física, ingesta de agua simple potable y rescate de la cultura alimentaria tradicional.
Y se impartieron talleres educativos de rescate de cultura alimentaria tradicional y lactancia materna, en los que participaron 40 mil 276 personas.
La secretaria de Salud dijo que el consumo ordinario de ciertos alimentos en verduras y frutas provén de manera natural las vitaminas C y D, tan necesarias para el fortalecimiento del sistema respiratorio, principal objetivo de ataque del Covid-19.
Al respecto, personal de la Coordinación de Nutrición de la dependencia señala que las claves para mejorar la alimentación son elegir el consumo de frutas y verduras y eliminar alimentos ultra procesados, como bebidas azucaradas, embutidos, helados, bollería y pastelería, cereales del desayuno y golosinas.