Se crea Plan Estatal de Emergencia contra el contagio del Covid-19

Las instancias de seguridad y protección civil del estado y los municipios, intentando preservar lo más posible la salud mediante exhortaciones preventivas que reduzcan las cadenas de contagio entre la población, crearán un Plan Estatal de Emergencia contra el Contagio.

Según lo señalado por las autoridades sanitarias se espera un nuevo oleaje de contagios, sin olvidar la propagación de nuevas cepas como la detectada en Reino Unido.

El repunte será duro, considerando la alta dinámica de convivencia no controlada por las festividades decembrinas, el arribo de paisanos y otros escenarios de convivencia, sin olvidar la alta relajación con la cual la sociedad colimense enfrenta el riesgo de contagio.

En ese sentido, se hace necesaria la unidad de todas las instituciones, tanto del Estado como de los municipios, con el respaldo debido de las instancias federales, para integrar esfuerzos y trabajar con la sociedad, desde una perspectiva exhortativa y no coercitiva, pero que debe ejercerse a plenitud.

Cabe ponderar que es importante alentar a la sociedad al uso del cubrebocas en reuniones sociales, en jardines, en la vía pública, sin que exista un solo espacio sin participación de autoridades exhortando al uso del cubrebocas y a cuidar la sana distancia, así como otras medidas de tipo preventivo.

Lamentablemente, se tendrá que volver a presionar al sector empresarial, a los comercios no esenciales en especial, pues así lo dispone el marco normativo, a pesar de que pueden ser los menos culpables de la circunstancia, ya que poseen protolocos de salud y asumieron en general una actitud responsable.

Pero eso no detendrá los contagios, pues la fuente más alta de propagación está en la misma sociedad.

Por ello, el propósito es hacer un esfuerzo especial para involucrar a la sociedad, destacando que en Colima poseemos una ley que faculta a las autoridades a ejercer una vigilancia especial y alentar el uso del cubrebocas y otras medidas de prevención; una ley que se aprobó restando toda posibilidad de obligatoriedad por medios coercitivos, pero se tiene y debe de aprovecharse.