Manzanillo: el ayuntamiento de la Esperanza

Hace unos días el presidente informó a la nación los avances en el camino por la transformación de México a dos años de gobierno. El camino no ha sido fácil, se ha tenido que enfrentar el grave problema de la corrupción y contraponerle la virtud de la honestidad, que como dice el presidente es la mayor riqueza de nuestro pueblo.

En Colima, el camino ha sido también difícil, pues nos enfrentamos a quienes se creen amos y dueños de nuestro estado, una mafiecita del poder enquistada que se resiste a morir y que llevan ya más de 90 años en el poder. No obstante, contamos con militantes que con valor e incluso hasta con el riesgo de su propia vida, han puesto ejemplo de cómo es que tiene que gobernarse para la gente. 

Ese es el caso del ayuntamiento de Manzanillo, donde la alcaldesa Griselda Martínez ha puesto en práctica los principios de nuestro movimiento: “No mentir, no robar, y no traicionar al pueblo de México” con las medidas de disciplina financiera y rendición de cuentas que ha desarrollado con el dinero de todos los manzanillenses, siendo el único municipio con finanzas sanas, y que sin endeudar a la gente ha hecho obra pública, ha rescatado los espacios de todas y todos los manzanillenses, ha pagado los aguinaldos adelantados en contraposición con lo que hace el desgobierno de Nacho Peralta; y que su combate frontal a la corrupción del puerto la ha llevado a recibir en julio del año pasado a ser víctima de un atentado.

Para muestra del buen gobierno que la presidenta Griselda Martínez ha desarrollado en el puerto es importante señalar que:

Se invirtieron 47.2 millones de pesos, cifra récord en el puerto, para fortalecer la seguridad pública municipal con el fin de contar con una policía mejor equipada, capacitada y certificada para cuidar la seguridad y el patrimonio de las familias manzanillenses. Emblemática acción fue por ejemplo la decisión que tomó la alcaldesa de apoyar a los manzanillenses que retiraran dinero para que estos no corrieran ningún riesgo. Con la depuración que se hizo de varios elementos policiacos, se cuenta ahora con policías más confiables y con mejores condiciones laborales, pues es el único municipio con el 100% de sus elementos de seguridad acreditado, y con unidades modernas, pues casi 80 millones de pesos se destinaron a la compra de 136 unidades para los servicios de seguridad.

Además, el ayuntamiento contrató guardavidas para cuidar a los bañistas locales y turistas que visitan las playas, equipándolos con cuatrimotos, jetskys, botiquínes, y desfibriladores para estar preparados ante cualquier emergencia.

La dimensión social que tiene la presidenta la llevó a que durante la contingencia sanitaria, diera alimento a 4,750 personas que se quedaron sin empleo con el fin de garantizar su derecho a la alimentación. Por si fuera poco, es el único municipio que apoya a los campesinos con obras para fortalecer la economía en las comunidades rurales. Además, destinó 8.7 millones de pesos en equipamiento para reactivar la economía desde abajo. 

Es Importante señalar que a diferencia de otros gobiernos que pretenden privatizar todo lo que pueden, Manzanillo es el único municipio con un rastro modernizado y certificado para garantizar la salud de los manzanillenses y la higiene de la carne que consumen.

Manzanillo es el municipio que más ha invertido en obra pública, con una inversión histórica de 270 millones de pesos en más de 200 obras para beneficio y bienestar de las familias manzanillenses; como los 8.7 millones de pesos que se invirtieron para mejora de las instalaciones deportivas y los 27.9 millones de pesos en mejora del alumbrado público con la instalación de más de 8 mil luminarias de tecnología LED.

También, rescató los espacios públicos para que estos sean ocupados por los manzanillenses en actividades que fortalezcan el tejido social, como, por ejemplo, la instalación de más de 100 murales artísticos como parte de la rehabilitación de los espacios e inviten a los ciudadanos a reapropiarse y crear espacios seguros, generándose así una dinámica propicia para el comercio y el turismo, pero sobretodo de dignidad para quienes día con día pasan y utilizan esos espacios públicos, y los quieren seguros, alegres, en uso y en paz. De igual forma y en materia cultural, el arte llega a las colonias, delegaciones y comunidades del municipio, pues se han realizado 343 presentaciones artísticas y 88 talleres de expresión para desarrollar el talento de niños, niñas y jóvenes. 

Griselda también cumplió el compromiso del pago puntal de prestaciones a los trabajadores, sin la necesidad de endeudar al municipio o comprometer el patrimonio de las familias manzanillenses; pero sobretodo, le cumplió a la gente que votó por ella. Por eso y más, el ayuntamiento de Manzanillo es un claro ejemplo de que, con honestidad y finanzas sanas, la 4T va.