Discurso del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Maestro Zoé Robledo, en el marco de la visita del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al estado de Zacatecas, para el Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural de IMSS-Bienestar, Tlaltenango de Sánchez

Zoé Robledo.- Muchas gracias y muy buenos días, a todos, amigas y amigos de Tlaltenango y de todos los municipios que hoy nos damos cita para hablar de salud.

Con su permiso, señor presidente. Quiero empezar saludando a los médicos, a los residentes, a los pasantes, a las queridísimas enfermeras, a los que trabajan acá en el hospital, pero también a los que están en las Unidades Médicas Rurales y que nos acompañan el día de hoy.

A los compañeros voluntarios de salud, a la gente del SAIS, de la cocina, de acción comunitaria, a los chavos del CARA, con su psicóloga, a los administrativos, la gente de servicios generales, el personal de laboratorio, Rayos X, a los de conservación a los jubilados, que nos estuvieron acompañando el día de hoy aquí, a todas y todos.

Es muy importante esta visita con el señor presidente, licenciado Andrés Manuel López Obrador, con el gobernador Alejandro Tello, para hablar un poco de salud.

Y creo que en estos eventos es importante recordar la mística y las razones originales que dieron nacimiento al Seguro social y desde luego también al programa IMSS-Bienestar, IMSS Coplamar en sus orígenes.

Nuestro Himno del Seguro Social tiene una frase extraordinaria que habla de un pueblo infatigable, que avanza siempre al porvenir, nunca al ocaso y lo digo porque estas visitas la número 35 en este lugar, de los 80 hospitales rurales; tienen que ver con pensar en un nuevo momento para la salud pública de nuestro país.

Pensar en un momento que deje atrás esa etapa fría, insensible, que durante varios años nos llevaron a los servicios de salud a un estado de cosas que queremos todos superar. Creo que esos momentos poco tienen que ver con la mística de servicios de la gente del IMSS-Bienestar y en general del Seguros Social.

Por eso, es importante recordarlo hoy, y creo que son cuatro principales fundamentos, pilares que hacen del IMSS-Bienestar un buen modelo de atención integral a la salud y que ustedes han preservado y que obstinadamente han seguido llevando a cabo a pesar de esos momentos en donde parecía que iban en contrario a lo que ustedes hacen todos los días.

Uno de ellos es justo este ejercicio, acudir a la realidad, acudir a las comunidades, ir hasta los lugares más apartados, no porque sea cómodo o fácil sino porque es una convicción de nuestro modelo y así lo estamos haciendo hoy aquí con el presidente, acudir a la realidad y dejar de lado esa idea de que la salud y las acciones del Seguro Social solo deben de verse en las estadísticas de una computadora allá en Reforma 476. No, aquí está la realidad y por eso es importante acudir para conocerla, para poderla transformar.

El segundo asunto es esta idea de que salud es solamente ausencia de enfermedad y ustedes han demostrado durante estos últimos 40 años que la salud es algo más, que hay salud física desde luego, pero también salud social, una idea mucho más amplia del bienestar de la comunidad y de las sociedades, ese bienestar que fue el origen primigenio del Seguro Social.

En tercer lugar el elemento comunitario, la participación de las comunidades en el ejercicio de su deber y de su derecho de tomar decisiones colectivas, yo insisto mucho que la atención médica es fundamental pero debe de estar acompañada siempre de la acción comunitaria, por eso siempre este chaleco lo porto con orgullo porque la acción comunitaria es igual de importante que la atención médica y el involucramiento de las comunidades.

Y por último, el elemento indígena, ancestral, de esa enorme sabiduría de nuestro pueblo para incorporarla a nuestro modelo, ustedes lo han hecho durante 40 años a pesar de que durante mucho tiempo se empezó a decir que los usos y costumbres eran un obstáculo para la modernidad, para el desarrollo, eso es falso, al contrario, es un eslabón que nos permite ser aún más fuertes.

Por eso hoy se los digo como director del Instituto Mexicano del Seguro Social, tan orgulloso estoy de los grandes avances tecnológicos, científicos, los grandes logros que se tiene en los centros médicos, como de la acción cotidiana, a veces silenciosa y a veces poco destacada del IMSS Bienestar.

Y por eso es que estamos aquí hoy también, para reconocerlos y hablar sobre el futuro de lo que viene. Hoy, aquí en Zacatecas, en Tlaltenango, de Sánchez Román, es propicio recordar justo a este personaje que les da apellido al Municipio, don José María Sánchez Román.

Él participó de manera destacada en un momento muy particular de nuestra Nación en el siglo XlX, y dicen las leyendas que era un hombre obstinado y muy valiente, y que no siempre ganó, pero siempre luchó y eso es lo importante, dar la lucha todos los días.

Hoy estamos en nuestra herencia histórica, parados en hombros de gigantes como José María Sánchez Román y hay que estar a la altura de ellos para que IMSS Bienestar siempre siga siendo un elemento de la salud pública, del pueblo curando al pueblo.

Muchos años más a IMSS Bienestar.

Muchas gracias, buenos días.