Se fortalece la democracia Mtro. Abel Palomera Meza

El resultado más importante de esta elección 2021 en el estado de Colima es que se fortalece la democracia. Pero no son los partidos los protagonistas de este fortalecimiento, tampoco personajes o grupos políticos, menos aun las autoridades electorales. Es la gente, el pueblo, los ciudadanos, los que han propiciado un cambio fundamental en nuestros sistemas político y electoral, retomando para sí, el poder que debieron tener desde siempre, el de poner y quitar, el de premiar y castigar, el de hacer difícil la conquista de su voto y el de convertir las elecciones en un fenómeno social impredecible, hasta para el encuestador más experto.

Se fortalece la democracia porque el 53%[1] del electorado colimense es ya apartidista, lo que significa que la mitad de los votantes del estado no sienten identificación, adscripción o pertenencia hacia partido político alguno. Es decir, los partidos y los candidatos, en el escenario actual, están obligados a convencer de manera genuina, por medio de su oferta política y gubernamental, de sus propuestas, de la coherencia de su comportamiento y de su buen desempeño en el pasado, a los votantes. Dentro de este segmento apartidista se encuentra el sub-segmento de indecisos, el más difícil de conquistar y que define su voto hasta en los pocos días previos a la elección, o el mismo día de votar.

Se fortalece la democracia porque, después de 90 años de que el PRI tuvo control hegemónico ininterrumpido en el poder ejecutivo estatal, éste queda ahora, con los resultados de la elección 2021, en manos de Morena, que es una fuerza política no sólo distinta, sino opuesta al PRI. Sin embargo, más que una alternancia política, un cambio de partido en el gobierno o una sustitución de un grupo gobernante por otro, este hecho electoral debe ser entendido como una oportunidad para que se consolide el Estado de Derecho y se fortalezcan las instituciones públicas, por sobre los intereses de personas, grupos, partidos e ideologías.

Se fortalece la democracia porque, por fin en mucho tiempo, nadie gana todo. Si bien Morena conquistó el plano estatal, no contará siquiera con mayoría simple en el congreso del estado y sí tendrá una oposición férrea liderada por la coalición PAN-PRI-PRD. Mismo caso sucede en los municipios, en donde Morena conquista 4 de 10, quedando el resto a manos de la coalición PAN-PRI-PRD, del Verde y del PES. Igual reflejo tienen las diputaciones federales, pues de las dos en disputa, una quedó para Morena y otra para la coalición PAN-PRI-PRD. Más allá de con cuánto se quedó cada partido o fuerza política, este voto diferenciado refleja una intención ciudadana de que ningún partido o grupo político se sienta todo poderoso otra vez.

Se fortalece la democracia porque ahora cada voto cuenta, cada voto hace la diferencia entre ganar o perder. Hoy, candidato que desprecia o descuida a uno solo de los votantes durante la campaña, podría estar condenando el resultado en su contra. El caso más claro es el observado en el Distrito Local 14 correspondiente a Manzanillo, en donde Mirna Guadalupe Montes de Oca, del Partido Verde Ecologista, obtuvo el triunfo por una diferencia de 2 votos frente a Andrea Naranjo Alcaraz de Morena. Similar caso se presenta en Villa de Álvarez en donde Esther Gutiérrez Andrade de la coalición PAN-PRI-PRD se llevó la Alcaldía por una diferencia de 39 votos frente a Guillermo Toscano Reyes de Morena.

Se fortalece la democracia porque los otrora partidos gobernantes y de gran tradición, como son PAN, PRI y PRD, que sea creían invencibles, están en su peor momento. En las diputaciones locales el PAN obtuvo apenas el 10% de la votación, el PRI el 14.6% y el PRD el 1.2%. Al mismo tiempo porque los partidos emergentes, como el PVEM y Movimiento Ciudadano, se han fortalecido a tal grado que en esta elección 2021 obtuvieron una votación mayor a los mencionados. En las diputaciones el PVEM llegó a 42,092 votos y el MC alcanzó 34,623 votos. Esto genera una mayor competencia y posibles resultados electorales futuros en donde no hay nada seguro para nadie y, por ende, nadie obtiene todo.

Se fortalece la democracia porque por fin se está combatiendo el clientelismo y los delitos electorales, los que incluyen movilización, coacción, condicionamiento de programas sociales, compra del voto, entre otras formas. En esta elección 2021 se arrestó a alrededor de 9 personas por delitos electorales, así como se identificó a varias otras que anduvieron dejando panfletos, repartiendo despensas y operando casas amigas para llevar a la gente a votar. El clientelismo y los delitos electorales son males que atentan directamente en contra de la democracia y que, a fin de que ésta encuentre madurez, deberán erradicarse.

Finalmente, se fortalece la democracia porque se ha debilitado y restado a grupos y personajes políticos que se decían dueños de partidos, candidatos, elecciones e instituciones, así como portadores de la verdad única en el debate público. El Grupo Universidad, anclado al PRI, se ha debilitado dramáticamente. Fernando Moreno Peña venía disminuyendo su influencia desde que fue candidato en 2018 y perdió. Él es quizá el mayor perdedor en este 2021 al haber conquistado Morena el Gobierno del Estado. Jorge Luis Preciado es también uno de los personajes políticos que fue restado en esta elección, al perder en su intento por llegar a la Alcaldía, tendrá que conformarse como Regidor porteño.

[1] Dato de la encuesta de El Universal publicada el 29 de abril de 2021. Consultada en: https://www.eluniversal.com.mx/elecciones/morena-aventaja-2-1-para-gobierno-de-colima