Discurso del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, en el marco de la visita del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al estado de Michoacán, para el Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural Huetamo de Núñez

Zoé Robledo.- Muchas gracias, muy buenas tardes.

Con su permiso, presidente.

Quiero empezar saludando y reconociendo siempre al personal de este hospital, a los médicos, a los especialistas, a los residentes, a los becarios, a nuestras queridísimas enfermeras, a los del hospital, pero también a los que vienen de las UMR el día de hoy; a los voluntarios de salud, al personal de acción comunitaria, a los administrativos, los de servicios generales, al personal de laboratorio, de rayos X, a los chavos del CARA, de trabajo social, de los jubilados también, no sé si hoy vinieron jubilados, también un gusto saludarlos; a la gente de las brigadas de salud y, sobre todo, también a la gente que hoy se atiende en este hospital rural en Huetamo.

Este es el sexto de los siete hospitales que hay en Michoacán que visitamos, hoy por la tarde con Tuxpan terminaríamos en la parte dela infraestructura de hospitales rurales.

En días pasados que estuvimos también acá en Michoacán, el gobernador, que siempre me dice lo mismo, y lo digo a mucho orgullo porque me dice paisano, porque efectivamente, mi madre es de Zitácuaro.

Me pasó algo, allá en Chiapas se me pusieron celosos, por eso desde acá, con mucho cariño yo les digo a mis paisanos que sí soy mero chiapaneco, chunco entre mis hermanos, papá de dos pichis, uno de ellos colocho, que no soy cochi, menos chucho y que como chuti, como chanfaina, como chimbo, pero cuando estoy en Tierra Caliente nunca perdono un buen uchepo.

Entonces, gracias, señor gobernador, presidente municipal, porque todos somos al final de cuentas buenos mexicanos.

Y hoy estamos acá acompañando al presidente Andrés Manuel López Obrador todos los que tenemos algún encargo en materia de salud, su servidor como director del Seguro Social; el doctor Jorge Alcocer, secretario de Salud; Luis Antonio Ramírez, director del Issste; Juan Ferrer, del Instituto de Salud para el Bienestar; Gisela Lara Saldaña, la doctora que ya la conocen, del programa IMSS-Bienestar.

Huetamo significa vienen cuatro. Acá no venimos cuatro, venimos todos, toda la Cuarta Transformación en materia de salud está presente aquí y por eso es este momento tan importante, tan importante para empezar a cambiar la lógica política que durante muchos años intentó dominar al sector salud con una visión poco humanista, muy diferente a la vocación que ustedes en algún momento tuvieron y decidieron dedicarle su vida a sanar, a curar y eso es lo que hay que corregir.

Por eso es que estamos aquí, para conocer hay que actuar y hay que actuar para transformar las cosas. En ese sentido, esta reflexión colectiva con ustedes, trabajadores de la salud del IMSS-Bienestar, es importante sobre cosas que ocurrieron, que ocurrieron fuera de estos espacios, hubo una idea en donde se pensaba que la salud era un tema de datos duros, de estadísticas, de cuestiones que se ven solamente en las computadoras, en las direcciones generales ahí en la Ciudad de México, y ustedes demostraron que era más importante ir a enfrentar la dura realidad; esa dura realidad de gente que muchas veces pierde la esperanza y que ustedes se convierten en esa pequeña luz de que sus problemas de salud pueden resolverse.

El otro es que se pensaba que la salud solamente es ausencia de enfermedad y el programa, el modelo de atención integral a la salud demuestra lo contrario.

Que tan importante es la atención médica como la acción comunitaria; que una no se puede entender sin la otra y que en ese sentido, podemos aspirar a no solamente tener salud física, sino salud social; un estado mucho más amplio de bienestar, como lo soñó Vasco de Quiroga.

Lo otro es que las decisiones solamente se tomaban en un lugar desde arriba, entre políticos y bajaban para acá.

Ustedes han demostrado que ese derecho que tiene la comunidad, las personas a decidir, un derecho y una obligación, por cierto, a decidir y a involucrarse en su salud, a cambiar hábitos es fundamental y que sin eso no podríamos aspirar a que todas y todos tengan una calidad de vida mucho más amplia y sobre todo, mejor.

Y lo otro, los usos y costumbres, que se entendieron durante muchos años como un obstáculo para la salud, para el desarrollo, para la modernidad. Eso es falso.

Los usos y costumbres se convierten siempre en un eslabón, uno de los más importantes que tiene nuestro programa para lograr mejor salud.

Seguramente este registro que se tiene de las embarazadas, que mencionaba el director del hospital, tiene mucho que ver con lo que hace la gente en acción comunitaria, los voluntarios de salud y las parteras. Entonces eso explica muchas cosas.

Y lo otro, por último, los hospitales grandes, enormes en las grandes ciudades.

Este hospital hace 36 años se construyó aquí en Huetamo donde seguramente donde la población en aquel momento era menor, pero era una idea del Estado Mexicano que acudía a los lugares, que se desplegaba por todo el territorio nacional.

Y ustedes como trabajadores acudieron, fueron, no porque fuera cómodo, no porque fuera fácil, sino porque era lo correcto; era seguir su llamado como personal de salud.

Por eso, amigas y amigos, hay que decirlo hoy: hay enormes retos y estamos seguros que con ustedes los vamos a alcanzar.

Estamos ahorita a la mitad de la Semana de la Lactancia y tenemos que lograr que todos, todos los hospitales rurales de IMSS-Bienestar sean hospitales amigos de la madre y del niño.

Tenemos 36 de 80. Aquí ya el director seguramente se va a poder comprometer a que el próximo año éste de Huetamo sea uno más, para que promovamos la lactancia como una de las medidas más importantes para lograr la salud de los niños y de todos los mexicanos.

Yo solo quiero despedirme citando algo que ustedes conocen, el famoso gusto federal, ese segundo himno de Huetamo y de toda la tierra caliente. Cuando dice: bonito San Juan Huetamo cuando la luna salió.

Hay que decir: más bonito será cuando el derecho a la salud sea una realidad para todas y todos los mexicanos.

Muchas gracias y buenas tardes.