Por no recibir vacuna, niña de 4 años queda CIEGA al enfermarse de una gripe en EE.UU

Cinco días después de manifestar que se sentía mal y con fiebre, Jade fue llevada de emergencia al hospital, pero la gripe había alcanzado su cerebro dejándola ciega.

La importancia del uso de la vacunas en niños ha vuelto a dar de qué hablar, luego de que se diera a conocer el caso de una niña de tan solo 4 años quien se ha quedado ciega y ha estado a punto de morir debido a una gripe, ya que no fue vacunada por sus padres.

La pequeña Jade, que vive en Iowa, Estados Unidos, no fue vacunada cuando era pequeña. Días antes de Navidad la menor contrajo una gripe que la dejó en un estado crítico, por lo que tuvo que ser ingresada en al área de Cuidados Intensivos del Hospital de Niños y Familia Stead.

Tras quedar ciega, la menor estuvo a punto de morir
Según reporta la cadena CNN, una de las pediatras que atienden a la menor de 4 años ha asegurado que Jade tiene suerte de estar viva, pues ha sufrido muchísimo.La gripe afectó su cerebro en lo que se denomina una encefalopatía, un daño que puede tener consecuencias muy graves.

La niña llevaba cinco días sintiéndose mal y con fiebre antes de que sus padres la llevaran al médico. Como consecuencia del virus de la gripe, Jade perdió la vista, aunque sus médicos aseguran que es un “mal menor”, pues estuvo a punto de morir.

El 19 de diciembre, cuando aparecieron los primeros síntomas, Jade amaneció avisando a sus padres que no se encontraba bien. Fue hasta el 24 de diciembre por la mañana que su padre, Stephen DeLucia, fue a la habitación de la niña para ver por qué no se había levantado.

Su padre la encontró en la cama, y fue cuando descubrieron que la menor estaba realmente mal, pues no podía hablar, su cuerpo estaba hirviendo y no se movía. Fue trasladada de emergencia al hospital infantil de la Universidad de Iowa, donde al día siguiente sus padres se llevaron la sorpresa de que la gripe había afectado el cerebro de la niña.

Te puede interesar: Vacuna contra el Alzheimer: A NADA de que sea una realidad

El pasado 1 de enero, la menor despertó. Parecía empezar a mejorar cuando sus padres notaron que cuando colocaban su peluche favorito cerca de su cabeza, la menor no lo miraba. Descubrieron que está ciega, y los doctores esperan ver si recuperará la vista en tres o seis meses.