Jovencita de Manzanillo se libra de sus agresores

Una joven estudiante del puerto de Manzanillo, escapó de sujetos que la querían subir a una camioneta amenazándola con una navaja y en el forcejeo le alcanzaron a cortar el rostro.

Esto sucedió a las 12 del día del pasado miércoles en la avenida paseo de las Gaviotas, cerca de las instalaciones del hospital 10 del IMSS-salagua.

Así lo narra la joven.

“Alrededor de las 12 del día iba en una calle súper transitada, en eso se acerca una camioneta preguntándome qué donde estaba el imss, en lo que voltee a señalar hacia donde le tenía que dar, se bajaron dos tipos a jalarme el cabello queriéndome subir a la camioneta, en el forcejeo gritaba y sujeto me jalaba para todos lados; uno de ellos comenzó a golpéame y sacó una navaja diciéndome que me calmara o me la iba a enterrar”.

Agrega: “aún así, seguí luchando con todas mis fuerzas y en eso me dio un navajaso por el cuello.

Afortunadamente pasó un señor en una moto gritándoles que me soltaran que ya venía una patrulla en la calle de atrás, al voltear ellos aproveche y con la poca fuerza que me quedaba logre que me soltaran, fuí corriendo por toda la calle desangrándome, gritando por ayuda hasta llegar a un puesto de tacos que esta al terminar la calle; la que los vende me ayudó a que parara el sangrado y reportando lo sucedido”.

La joven que trabaja en una empresa del puerto de Manzanillo y estudia, Menciona que: “Mucha gente dice que a las chavas que han logrado llevarse es por cómo iban vestidas o en el lugar que andaban, claro que no es así, yo llevaba en jeans, la camisa de la escuela y estaba a plena luz del día sobre una calle por la qué pasó todos los días como de costumbre, así que dejen de pensar que es una exageración, en realidad está pasando esto; ya no puedes ir tranquila a ninguna hora por ningún lado sin el miedo a que te llegue a pasar algo, obviamente, no estaré tranquila después de esto, se me llena la cabeza de mil cosas que pudieron haber hecho conmigo, incluso al estarme suturando la herida me decía la enfermera que tuve suerte porque si me daba un poco más abajó pude haber muerto, pero

gracias a Dios solo fue el susto, afortunadamente puedo contarlo y no lo está explicando alguien más por mi”.

Insiste en que esto sí está sucediendo y pide seguridad y que las chicas se cuiden: La situación está muy difícil, no sólo aquí, si no en todo México… niñas cuídense mucho, no le deseo esto a nadie, es la peor experiencia que he tenido en mi vida y sinceramente no me gustaría que alguien más también la viviera