Denuncia Jhony Castillo que de manera arbitraria el alcalde Elías Lozano retiró su estanquillo de venta de tacos

Jonathan Castillo Téllez, dirigente de los comerciantes semifijos y ambulantes de la zona centro de Tecomán, denunció que su estanquillo de venta de tacos, ubicado a un costado de la Presidencia Municipal, fue “robado” durante la madrugada de este lunes 12 de septiembre, por autoridades municipales para poder realizar una obra pública.

En su momento, ese negocio fue trasladado del andador López Mateos a la calle 20 de Noviembre, justo a un costado a la alcaldía, justo durante la gestión de Guadalupe García Negrete.

De acuerdo con el comerciante, siempre ha contado con los permisos del ayuntamiento, “pero por orden del presidente Elías Lozano fue retirando (el estanquillo) porque está tratando de perjudicarme de manera personal, es por cuestiones políticas”.

Dijo que de manera arbitraria y dolosa se tomó la decisión de mandar personal de la Dirección Municipal de Desarrollo Urbano y Obra Pública para retirar su puesto al amparo de la madrugada. Explicó que había sido notificado de que era necesario moverse para realizar el remozamiento de la calle. “Notificaron que moviera mi estructura para poder terminar la obra de la banqueta entre Hidalgo y Medellín”.

Aunque dijo no tener problema con que se realice la citada obra, aclaró que pidió otro espacio para seguir trabajando y nunca le dieron respuesta en la Dirección Municipal de Reglamentos. “Estuvimos insistiendo para que la obra no tuviera ningún problema y se pudiera realizar de manera rápida”.

Confirmó que le llegaron requerimientos donde le solicitaron que retirara su estructura, pero no le decían dónde la tenía que ubicar. “Desgraciadamente esta es la forma que ha venido actuando el presidente, actuando como un vil ladrón, no le puede decir de otra manera. Aquí está el candado roto y con una grúa lo arrastraron y pues no sabemos hasta ahorita dónde está el estanquillo ni dónde están las pertenencias de nuestro negocio”.

A pesar de lo anterior, el comerciante improvisó y comenzó a vender donde estaba su puesto. “No contaban con mi astucia. Teníamos allí unas estructuras de madera con la cual nos pusimos a trabajar”.

El líder de los comerciantes aseguró que la medida que tomó el ayuntamiento es personal y muy parecida al intentó de quitar a los comerciantes del andador 18 de julio. “Ahora van en contra mía, y no lo veo más que de manera personal, porque no es la única estructura metálica que está en la vía pública, ni la última, es proceder en mi contra y perjudicar a mi familia”.

Finalmente, anunció que no ha sido notificado oficialmente de qué ocurrió y que interpondrá la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado por el delito de robo.