Salud: Menores enferman más por infecciones respiratorias agudas

* Covid-19 ya es segunda causa de morbilidad en niñas y niños._

La Secretaría de Salud del Gobierno del Estado de Colima informó que las infecciones respiratorias agudas fueron la primera causa de morbilidad en niñas y niños de 0 a 9 años de edad, durante 2021 en el estado de Colima y se ubicaron entre las enfermedades más frecuentes en este grupo etario, seguidas de las infecciones intestinales y el Covid-19, aunque esta última ha avanzado este año al segundo sitio.

De acuerdo al Programa de Atención para la Salud del Infante de la dependencia estatal, el año pasado se registraron 19 mil 386 casos de infecciones respiratorias agudas, seguidas por las infecciones intestinales por otros organismos y las mal definidas con 4 mil 114, y el Covid-19 con 3 mil 632 casos.

Después aparecieron las enfermedades transmisibles del aparato respiratorio, que incluyen desde el catarro común hasta la neumonía, pasando por la otitis, amigdalitis, sinusitis, bronquitis aguda, laringotraquitis, bronquiolitis y laringitis. Y enseguida, con menor frecuencia, se ubican la intoxicación por picadura de alacrán, infección de vías urinarias, otitis media aguda, conjuntivitis, desnutrición leve, helmintiasis y obesidad.

Este año, al corte del 20 de mayo, las infecciones respiratorias agudas son la primera causa de morbilidad infantil en el estado, seguidas ahora por el Covid-19 e infecciones intestinales por otros organismos y las mal definidas.

La dependencia estatal indicó que existen factores de riesgo que hacen que las niñas o niños sean más propensos a padecer infecciones respiratorias, como bajo peso al nacer, lactancia materna ineficaz, hacinamiento, exposición al humo, desnutrición y esquemas incompletos de vacunación.

Estos padecimientos se pueden prevenir con lactancia exclusiva en menores de seis meses, lavado de manos frecuente con agua y jabón o alcohol en gel, así como el correcto modo de cubrir con el ángulo interno del codo la nariz y la boca al toser o estornudar o utilizando pañuelos desechables; mantener ventiladas la habitación de las niñas y niños, así como una alimentación adecuada.